Le serrucho el chocho moreno a esta sexy chiapaneca, vino a vender hipiles y se llevó mi leche caliente entre las piernas.

Esta zorrita chiapaneca pasaba todos los días a venderme mercancía, me sonreía y se insinuaba, así que un día le dije que pasara para que pudiera pagarle. Le solté un billete de 500 y comencé a besarla, quiso zafarse pero la aprete fuerte contra mí hasta que la morra se dejó llevar y empezó a agarrarme el palo erecto por encima del pantalón. Le quité su ropa típica y descubrí sus senos morenos firmes y jóvenes invitándome a chuparlos, mientras le metía el dedo en la panocha para sentir como la morra tenía su primer orgasmo y mojaba mi mano en una corrida intensa. La zorrita mestiza se dejó coger a pelo y gemía bien sabroso diciendome guarradas en su idioma que no entendía pero dejaban en claro que disfrutaba un chingo de mi verga.


MÁS VIDEOS PORNOGRAFICOS