Mi sexy esclava sumisa no se depiló su panocha golosa, para castigarla le abrí el culo virgen para zamparle la verga a pelo.

Me gusta que mis perras sean obedientes, así que si mi esclava no obedece sabe que debo castigarla con mi fierro. Le dije que se depilara la panocha pero no lo hizo porque a su esposo no le gusta. “Me vale verga tu esposo” le dije, mientras le daba unas buenas nalgadas. De tanto golpear sus nalgotas me fue excitando ver su culo apretado y comencé a dedearlo. Era virgen de culo y apretó para cerrar el paso a mi dedo, así que le di una nalgada tan fuerte que gritó de dolor, pero me valió madre porque funcionó: aflojó su culito y mis dedos pudieron comenzar a explorarlo. Después de eso le pegué una culeada tan brutal que le rompí el orto bien rico y la zorrita no podía caminar bien…quién sabe como le explicó eso a su esposo.

The comments are closed.

MÁS VIDEOS PORNOGRAFICOS