¡Qué rica culeada le pegué a la putona de jefa saliendo de trabajar! La empiné de a perrito y se la dejé ir toda.

Mi supervisora me cachó jalándome la vergota en el almacen viendo aquí unos vídeos de sexo anal. Pero en lugar de reportarme, sin decir una palabra, se agachó y comenzó a chuparme el plátano como una experta mamadora. Casí botaba el semen cuando oímos ruidos y tuvimos que regresar a la chamba, pero como estábamos recalientes me la llevé de motelazo, la desnudé salvajemente, la empiné sobre la cama en posición de perrito y, así ya bien caliente por la rica mamada de antes, que se la zampó toda de un empujón y veo cómo contrae el culito apretado del placer que sintió en su panocha. Cogimos dos veces seguidas de lo calientes que andábamos, ahí les pasó los vídeos.


MÁS VIDEOS PORNOGRAFICOS