Esposa cachonda infiel se coge al mecánico en su sala

17 minMaduras
Descripción

Esta morrita llevó su auto a mi taller, pero terminé dándole mantenimiento a su panocha. De sólo llegar se le veía lo putita y como está bien rica la verdad me puso el palo bien tieso. Le empecé a hablar bonito y ella sólo me sonreía, pero cuando me agarré el bulto y le dije “mira preciosura, qué duro me pones el palo”, la zorra se calentó y me agarró el fierro. Como estoy bien dotado, la vieja casi se derrite y en chinga me la llevé al fondo del taller donde me dio una mamada de esas que te dejan bien secos los huevos y, desde entonces, pasa por mí para que le dé una buena verga de macho ponedor, como no la encuentra entre los putitos fresones que se mueven en su ambiente.