Hasta le tiemblan las piernas a la perrita de mi vecina cuando la pongo en cuatro y le ensarto la verga a pelo en su panocha peluda.
⇓ DESCARGAR VIDEO
Hasta le tiemblan las piernas a la perrita de mi vecina cuando la pongo en cuatro y le ensarto la verga a pelo en su panocha peluda.

Mi vecinita es una morra culona de preparatoria que se la pasa en mi casa porque desde hace rato que quiere verga. No me la había garchado porque era menor, pero ahora que cumplió los 18 ya nadie podía venir a hacérmela de pedo así que, apenas se asomó por la puerta con su blusita blanca que dejaba ver los pezones erectos de la zorrita caliente, me la llevé al cuarto y comencé a besarla y morderle los labios con rudeza. Pero la vieja no se chiveó y clavó sus uñas en mi espalda mientras mi palo rozaba su pepita ejerciendo presión, pero no lo metí enseguida porque, para ensartarla, quise ponerla en cuatro como la perra que es y se lo dejé ir de un sólo jalón. La puta gimió pero se tragó mi cabezona bien rico, haciéndome soltar la leche en su vagina de hembrita recién estrenada.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed