La putita disfruta tanto que mi hermano se la coja que le vale verga que la grabe comiendo longaniza.

1 min 1 secMuy Zorras
Descripción

Me cae que las viejas son capaces de todo cuando se han decidido
a que uno sea su macho. Mi carnal la neta siempre ha sido mujeriego, y aunque
ya está juntado con otra hembra (que igual está bien sabrosa), es aguantador y
le sigue dando lechita puntualmente a sus capillitas. Pero como la vieja ya se
la empezó a hacer de pedo, decidió bajarle al desmadre para chingarse a menos
hembras y guardar más leche para su catedral. Pero cuando le dijo la mala
noticia a este culito, la vieja se puso bien loca y primero le reclamó, luego
le rogó, y por último se bajó a darle sus buenos chuponcitos ahí, enfrente de
mí, mientras su compañera de cuarto y yo los veíamos coger, todo por conservar
a mi hermano.