Mi morrita se corre en su desvirgue vaginal, a pelo y en su cantón.

1 min 10 sec | Categorias: Beeg
Descripción

Mi chava y yo llevábamos más de seis meses cachondeando
sabroso pero sin atrevernos a coger bien, porque ni ella ni yo teníamos lugar para
sentirnos cómodos, y ella no quería ir a un motel porque “no es una puta”. La
verdad es que ya sólo de verla sentía como mi verga quería romper el pantalón
de las ganas de desvirgar a mi morra, pero ella nomás no aflojaba y lo más a lo
que cedía era a mamarme la verga y los huevos en el parque Centenario, incluso
me llegó a chaquetear rico con sus tetas, pero mi pito pedía papaya y yo estaba
desesperado. Por suerte, sus jefes se fueron el otro día a visitar a una tía de
ella y le dejaron la casa sola para que disfrutemos sabroso.