Sacudiéndole las telarañas a mi amiga virgencita pero bien candente y sabrosa.
⇓ DESCARGAR VIDEO
Sacudiéndole las telarañas a mi amiga virgencita pero bien candente y sabrosa.

Mi padrino siempre me decía que vieja que no es puta es
porque no ha conocido a un macho que la complazca, y ahora que ya me he
chingado a varias viejas disque muy santas, he podido darme cuenta que él tenía
toda la razón. Ruth es un ejemplo, ella es una de mis pocas amigas cristianas
(me cagan las cristianas, se la pasan sermoneándote todo el puto día) y siempre
me había jurado que ella no iba a aflojar hasta que se casara con su futuro
marido. Pero resulta que el vato que era su novio desde hace 8 años la mandó a
la verga y ella se quedó con la papaya ardiendo de ganas… que obviamente yo
corrí a satisfacer y la pendeja olvidó todas sus mamadas mientras yo la hacía
mojarse de placer con tremenda cogida que le di.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed