Se lució la hermanita de mi carnal dándome un chingo de placer en la cama.

12 minPornhub
Descripción

Me tocó ver crecer a esa hembra desde que éramos morritos,
poco a poco me tocó verla convertirse en un monumento de mujer capaz de
despertar a cualquier muerto con su hermosísima manera de menear el culo cuando
camina por la calle. Pero por respeto a mi carnal de toda la vida, el Mencho, nomás
no me animaba a entrarle a ese suculento manjar. Por suerte para mí, la hembrita
también se mojaba cuando me veía y fue directo al grano para decirme “sé que
eres amigo de mi hermano, pero me muero por estar contigo”. Ahí tumbó mis
miedos y valiéndome verga todo le planté un beso de lengüita mientras mis dedos
entraban desesperados en su hoyito húmedo y caliente que rogaba por mi verga.