Suertudo se come la deliciosa panochita estrecha de la vecina

40 minRubias19
Descripción

Nunca pensé que terminaría dándole reata a la putita de la vecinita. La verdad es que me hacía unas chaquetas impresionantes viéndola menear su culo pidevergas bien paradito y jugoso, apretado entre sus pantalones stretch que levantaban hermoso sus nalgotas de zorra. Pero un día se quedó afuera de su casa porque perdió las llaves, entonces aproveché y le dije que si no quería esperar a sus papás afuera de la casa. Entró feliz y estuvimos conversando un rato hasta que me dije “es ahora o nunca” y le confesé que me encantaban sus nalgotas. “¿En serio sientes que tengo buen culo?” contestó mientras llevaba mi mano a sus nalgas haciendo que mi verga se pusiera tiesa de un tiro…